EFECTOS SECUNDARIOS DE LA HIPNOSIS

En general la hipnosis es una práctica inofensiva para nuestra salud, ya que no hay riesgo de sufrir lesiones ni enfermedades de ningún tipo, pudiendo llegar a ser, en cambio, muy beneficiosa. No supone peligro alguno, ni tampoco efectos secundarios graves. Sin embargo es frecuente percibir las siguientes sensaciones tras una sesión:

  • Sentir cierto cansancio en las horas siguientes a la sesión.
  • En ciertos casos, se han detectado leves dificultades para hablar con soltura o que el asistente tenga una leve sensación de frío en el cuerpo (durante un breve lapso de tiempo).
  • Llegar a alcanzar un sueño muy profundo en la noche siguiente a la sesión, y a veces durante algunas noches más.
  • Sensación de pesadez en las piernas y en los brazos, durante poco tiempo.
  • Las sesiones se pueden acabar experimentando una sensación de euforia con mucha energía, o un leve cansancio al final.

     

Ninguna de las percepciones expuestas se pueden considerar como un peligro ya que todas pueden ser paliadas con el protocolo de recuperación que el director de cada sesión puede llevar a cabo con gran eficacia, en todos los casos en los que sea necesario.

Tras la sesión, es habitual que se sienta un leve adormecimiento, y que durante algunas noches se duerma más profundamente y durante más horas de lo acostumbrado. Aún siendo así, no se produce ninguna alteración a largo plazo.

Una vez que la sesión ha concluido no hay peligro para la conducción, pudiéndose realizar cualquier actividad de manera normal.

Recordamos que el asistente no se duerme en ningún momento, ni sufre pérdida de consciencia.