EMPRESAS SIN HUMO

Desde el pasado 1 de enero del 2006 está en vigor la nueva ley antitabaco. La legislación sobre el consumo de tabaco es clara: está prohibido fumar en centros de trabajo, tanto públicos como privados. La nueva ley no permite habilitar centros o salas específicas para fumadores en áreas de trabajo.

Por esta razón, es importante que la dirección de RRHH desarrolle en sus políticas de beneficios sociales iniciativas que integren métodos de ayuda para dejar esta adicción. De este modo, la empresa conseguirá mejorar la salud individual de todos aquellos que forman parte de la organización así como su motivación y su rendimiento; así mismo, con la puesta en marcha de estas iniciativas aumentará el reconocimiento social de la empresa al implicarse en iniciativas que mejoren el entorno laboral.

Ofrecemos un servicio completo para que desde el área de Recursos Humanos, las empresas pongan en marcha programas de ayuda para que tanto empleados como directivos abandonen el tabaquismo. Uno de los métodos más efectivos es la Hipnosis, avalado por el 82% de los participantes, el método desarrollado por Hipnocentro es el método antitabaquismo más completo, y se imparte por profesionales especializados desde 2010. Actualmente es el primero en preocuparse por el aspecto social de la adicción, por el síndrome de abstinencia y las recaídas. El programa de Hipnocentro combina acciones para abandonar el tabaco sin ansiedad ni aumento de peso, acciones psicológicas, para evitar recaídas, y formación psico emocional sobre el contenido de los cigarrillos y cómo afecta la nicotina al cerebro.

 

VENTAJAS DE UNA EMPRESA SIN HUMO

  • Los trabajadores consiguen mejorar su salud, tanto en el caso de los fumadores como de los que no fuman. “Mejora también su calidad de vida, el clima socio-laboral; aumenta la seguridad en el lugar de trabajo; y disminuye el riesgo para determinados colectivos como embarazadas, asmáticos y otros enfermos susceptibles de empeorar con el humo”
  • Percepción de su empresa como comprometida con los empleados.
  • Mejor imagen social (Sin empleados saliendo a fumar, fumando fuera o en el baño, o los no fumadores pidiendo compensaciones.)
  • La inversión se recupera en 6 semanas. A partir de ahí es beneficio. Calcule como mínimo 15 minutos por la mañana y otros 15 por la tarde para salir a fumar y multiplique por 22 días. Sume y se sorprenderá.
  • Todo por un coste mínimo por empleado, con importantes descuentos por grupos.
  • 82% de efectividad, de abandonos definitivos. Control del peso y de la ansiedad.
  • DDisminución de bajas, reducción de los costes sanitarios.
  • Garantía de 12 meses. Si recae repetimos tratamiento.